Spain ES
Cambiar de país

Neumáticos estacionales

Comprar neumáticos de invierno

En algunos países europeos, la ley exige a los conductores utilizar un juego de neumáticos exclusivos de invierno durante los meses más fríos.

No obstante, aunque este no sea el caso en la zona en la que vive, utilizar neumáticos diseñados para climas fríos puede ofrecerle ventajas de rendimiento y mejorar la tracción y el control de su vehículo sobre hielo y nieve.

Conducción más segura a bajas temperaturas: La verdadera mejora de rendimiento que ofrece un neumático de invierno tiene lugar cuando los termómetros marcan temperaturas inferiores a los 7 °C. Los neumáticos de invierno Sava incorporan un compuesto especial con un alto contenido de sílice que mejora la tracción, el frenado y el control en condiciones invernales, en comparación con los neumáticos de verano o multiestación.

Buen agarre sobre hielo y nieve: La mayor anchura de los bloques de la banda de rodadura y las entalladuras adicionales –pequeñas hendiduras practicadas en dichos bloques– mejoran la tracción sobre carreteras frías y heladas y, además, permiten al neumático evacuar la nieve con rapidez. Algunos neumáticos de invierno están dotados de clavos para proporcionar mayor seguridad en el agarre en las condiciones invernales más duras.

Respete la ley

Algunos países europeos exigen a los conductores instalar neumáticos de invierno a partir de una determinada fecha del año. Además, pueden existir requisitos relativos al uso de neumáticos con clavos, que pueden no estar permitidos en determinadas zonas o que pueden tener que desinstalarse durante la primavera. Infórmese sobre la legislación de su país antes de comprar neumáticos.

Realice su búsqueda

Aunque la legislación de la UE exige que todos los neumáticos muestren información sobre sus características de rendimiento sobre la base de determinados criterios, el rendimiento invernal no es uno de ellos. Las mejores fuentes de información sobre el rendimiento de los diferentes modelos de neumático en invierno son los proveedores locales o las pruebas realizadas por grupos independientes.

Compre un juego completo

Resista la tentación de equipar su vehículo con una combinación de neumáticos de verano e invierno, ya que ello afectaría negativamente a la maniobrabilidad, especialmente si se trata de neumáticos con diferentes características de rendimiento y patrones de banda de rodadura. Combinar neumáticos de invierno con neumáticos de verano puede hacer que los pavimentos deslizantes resulten aún más peligrosos, como consecuencia de las diferencias en la forma en la que estos se agarran a la superficie de la carretera.

Realizar un almacenamiento adecuado mientras no se utilizan

Los neumáticos de invierno deben almacenarse en bolsas especiales durante los meses de verano y apilarse siempre sobre sus flancos (y no sobre sus bandas de rodadura). Un cuidado adecuado amplía la vida útil de los neumáticos de invierno. Su proveedor podrá asesorarle acerca de otras opciones de almacenamiento si no dispone de espacio en casa o en el trabajo.

Examine los neumáticos regularmente

Compruebe los neumáticos de invierno a intervalos regulares para asegurarse de que cuentan con la presión correcta y una profundidad adecuada en sus bandas de rodadura. En aquellas zonas en las que la ley exige el uso de neumáticos de invierno, debe respetarse una profundidad mínima en sus bandas de rodadura. En Sava, recomendamos una profundidad mínima de 4 mm en las bandas de rodadura de los neumáticos de invierno (el mínimo legal para los neumáticos de verano en la UE es de 1,6 mm).

Anteponga siempre la seguridad a la velocidad

Los neumáticos diseñados para condiciones invernales pueden llevar asociada una categoría de velocidad inferior que los neumáticos de verano. No debería superar nunca la clasificación de velocidad recomendada para los neumáticos de invierno de su vehículo.